Without words

Anuncios

02-09-2014

Adiós bichito,

Creo que ese es mi gran problema, que aún no te he dicho “adiós”. Puede que sera por miedo, rabia, o simplemente porque no quiero; no quiero hacerme a la idea de que ya no vas a estar.

No entiendo como hemos llegado a esto, por más vueltas que le doy sigo sin entenderlo. Solo se que intento olvidar todo aunque me dicen que guarde los buenos recuerdos, pero no puedo, porque eso impide que te saque de mi cabeza, y en realidad es lo que necesito, porque eres lo único que hay en ella en cuanto hay un momento de soledad. Por más que lo intento no puedo dejar de darle de darle vueltas, y aunque no quiero, debo hacerte desaparecer, por lo menos ahora, porque más que hacerme recordar y sonreír, lo único que puedo hacer es llorar.

El problema es tenerte tan presente sin tenerte al lado, por eso pienso que es mejor alejarte, porque es como se suele decir: “tan cerca y a la vez tan lejos”.

En esos momentos de pensar, me viene a la cabeza si tu te acuerdas y piensas en mi de la misma manera en que lo hago yo.

En lo poco que se de ti, ahora, día a día, me desespero, porque veo que tu sigues, sigues como siempre, tan feliz, con tus planes; sin embargo a mi los planes no me llenan, me distraen y alegran algunos días, peri en cuento todo se calma me falta algo, me faltas tú.

Por eso, porque quiero que tu sigas con tu vida, como yo tengo que seguir con la mía, por eso tengo que intentar hacerte desaparecer.

Espero que alguna vez, cuando por casualidad no encontremos, te pueda saludar y decirte “hola, ¿que tal?”, que haya conseguido tenerte como un buen recuerdo, y no derrame ninguna lágrima. Para llegar a ese momento y conseguir olvidare, creo que lo mejor es eliminarte de mi vida, tener el menor contacto.

Gracias por todo, gracias por cada uno de los momentos vividos a lo largo de estos dos últimos años. Has sido lo mejor de mi vida en este tiempo, la persona con la que he podido ser yo en todo momento, con la que he podido llorar y reír sin que fuese ningún problema, con la que pagaba todos mis problemas aunque no lo merecieras, pero siempre estabas ahí para cualquier cosa.

Hay un momento en el que crees que todo es perfecto y que tienes todo lo que quieres, y al día siguiente se nubla y desaparece.

No hay peor despedida que la que nunca tuvo explicación

¿Qué pasa cuando terminaste una relación “sin saber por qué”?

Hay muchos tipos de finales: unos que nunca llegan, otros que se repiten: finales con nuevos comienzos; comienzos con finales escritos, hay finales felices y otras veces difíciles, y los hay también de los que llegan sin avisar, sin una explicación, sin que te dé tiempo a decir adiós. Este último quizás sea el más desleal, egoísta y doloroso; en el que el silencio es la última palabra y tu imaginación la única conocedora de una explicación

Las mejores cosas suelen llegar a nuestra vida por “casualidad” (o mejor dicho por “causalidad”), sin buscarlas. Las bienvenidas siempre son casuales y rara vez buscamos una explicación, nos conformamos con creer que ha sido cosa del destino o pura coincidencia. Pero cuando alguien se va, cuando llega la despedida, necesitamos verla, escucharla y sentirla para creerla, pero, sobre todo, necesitamos entenderla. Y es el ¿por qué? la pregunta cuya respuesta buscamos sin cesar, convirtiéndola en la única salida, en el único camino posible para seguir avanzando sin mirar atrás.

Hay personas que son capaces de matarte con sus silencios, te entierran sin epitafio, te dejan si un adiós, ni siquiera un “lo siento, ya no te amo” o “no fuiste lo que esperaba”, o simplemente un esto ya no puede continuar. Pero, si hubo algo bonito ¿por qué estropearlo con un final tan absurdo? Por qué terminar todo así, a lo cobarde, con lo fácil que es decir “he sido feliz”, pero se acabo.

Todos sabemos que todo principio tiene un final, que es importante saber reconocer el momento de acabar algo que ya no aporta valor a tu vida, que ya hemos dado cuanto podíamos dar, que hemos aprendido lo necesario y que el punto final es inevitable, pero lo que nadie merece es un final así, lleno de silencios. El hecho de una “despedida sin explicar por qué” es una actitud agresiva y fundamentada en el temor, ya que generalmente las explicaciones en medio de un estado de desorden emocional no suelen ser positivas, y además el que se marcha no quiere que lo detengan.

Es verdad que tenemos la mala costumbre de siempre querer apalabrar lo evidente, buscamos siempre explicaciones racionales, pero cuando somos capaces de ver más allá de lo evidente, nos damos cuenta que hay señales que anuncian una despedida. Dicen por ahí que hay preguntas que no tienen respuestas, pero no, eso  o es verdad, todas las tienen, pero no las queremos ver porque nos da miedo de no ser capaces de cerrar la puerta y marcharnos o dejar marchar al que se quiere ir. Muchos se hacen los ciegos a la realidad, no necesitas explicación cuando la realidad siempre la tuviste de frente… y no la aceptaste!!

El hecho de que no te den una explicación da lugar a “llenar esa incertidumbre” con pensamientos y diálogos internos, Nos da por ser abogados y fiscales. Lo culpamos y posteriormente lo defendemos, nos culpamos y nos damos cuenta de que somos inocentes y libres de cargo. Pero lo único que hay, es lo que sabes y los diálogos internos lo único que logran es hacernos daño.

El ego es otro personaje que hace su entrada triunfal a la escena, nos pide siempre una respuesta, el querer controlar todo, el buscar el por qué pasó eso, el querer forzosamente una explicación, y es que para nadie es agradable sentirse desechado así nada más.

Pero, y si te preguntas ¿qué tengo que aprender de esto? Pues es justamente esto. Que hay veces que las cosas pasan y que no necesitamos saber por qué. Claro que duele, y mucho! Y sólo con el tiempo te das cuenta que si alguien no tuvo el valor de darnos un “¿por qué?”, fue mejor que se marchara antes de incluirlo en proyectos más grande de nuestra vida en donde la falta de valor no tienen cabida.

No hay nada más bello y más respetable que una persona sincera, que no se anda con rodeos y le gusta aclarar todo, que desde un principio nos hace saber dónde estamos parados en una relación.Siempre será mejor saber con certeza qué sucedió por doloroso que sea.

Y aunque no hay adiós más triste que el que no se dice, ni se explica, ni se entiende, la verdad es que el más triste de todos es el que no queremos ver. Nunca es buen momento para decir adiós, pero siempre, es necesario.

“Cuando decimos y aceptamos el adiós, cerramos una puerta para abrir otra que permitirá la entrada a otras cosas positivas en nuestras vidas.”

Escrito por: Karla Galleta