O ¿Quizás no?

Escribiendo en alto.

Aceleramos cuando igual hubiese sido mejor frenar, ya sabes por eso de no estrellarnos.
Nos retiramos cuando aún teniamos todo por ganar, porque ya no nos quedaba nada que perder, no hubiese estado mal haber aumentado nuestra apuesta, haber hecho un all-in.
Hablamos de más cuando empezaban a sobrar las palabras, igual deberíamos haber callado, ya sabes “si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no digas nada”. Y también callamos cuando teniamos que haber gritado a pleno pulmón todo aquello que dolía, todo lo que nos distorsionaba.
Hicimos las maletas antes de pensar si queríamos empezar ese viaje, no hubiese estado de más saber, al menos, hacia donde íbamos.  
Empezamos siempre por el final y fuimos más de hacer la casa por el tejado.
Nos gustó seguir la dirección contraria continuamente.
Nuestro tren no pasó solo una vez, pasó infinitas veces, pero siempre llegamos…

Ver la entrada original 199 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s