Mi alegría constante

Cuando la vida te regale personas extraordinarias,

no te extrañes…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tal vez te las merezcas

Anuncios

Ojalá te enamores

Ojalá algún día vuelva a sentir algo así

Ojalá te enamores de alguien que sepa lo que vales, que a cada una de esas cosas que tú llamas “defectos”, les ponga tu nombre y sueñe con abrazarlos cada noche. Alguien que no le importe la hora que sea cuando sienta la necesidad de decirte que te quiere, que te despierte con un beso de buenos días y te de las buenas noches con uno de esos abrazos eternos que terminan solo cuando el sueño vence.

Ojalá te enamores de alguien que te diga cada día que eres preciosa, que no ha visto algo más bonito en toda su vida. Alguien a quién no le de miedo decirte en voz alta que está loco por ti, que lo grite bien fuerte, bien alto, sin importar nada más que la sonrisa que te provoque saber que lo dice desde el corazón.

Ver la entrada original 146 palabras más

Para siempre.

cuentos sin hadas

No eran novios, no iban a serlo nunca, no por falta de ganas sino por falta de interés. Se veían a ratos, eran felices en algunos momentos puntuales. Uno de ellos solía ser los fines de semana, cuando la veía en alguna fiesta, y casi siempre a las 5 o 6 de la mañana. Buscaban el calor, la pasión,no buscaban amor, ni relación estable, al menos uno de ellos. Él era libre como el viento, como los pájaros. Volaba de un lado a otro y de vez en cuando necesita posarse en algún sitio. A veces buscaba otro calor, otra cama y otras sabanas que no fuera las de ella. Ella era diferente, no necesitaba a nadie más, solo lo necesita a él, le daba igual cuanto durara el amor entre ellos, porque ella se agarró a que el significado de la palabra amor no llegaba a nada más de…

Ver la entrada original 497 palabras más

Confusión

Me duele tanto no verte
como para dejarme por
no abrazarte.
No distingo
la costumbre de no tenerte
de las ganas de olvidarte.
He simplificado la existencia
para protegerme de tu ausencia,
pero aún me aferro a una vida perdida
hace tiempo extinguida.
Me duele tanto no verte
como no dejar de odiarte.

Borja Sémper
Maldito (des)amor